143. Propósitos




     He estado escribiendo últimamente, no aquí, como resulta evidente, pero aprovechando que se acerca el inicio de un nuevo año, buscaré de nuevo la conexión.

     Sin cambiar el diseño del logotipo le he añadido la palabra escritura. ¿Puede contar como un comienzo?

     En el blog de Gabriella literaria leí la anécdota de Kim Liao, una autora que un día decidió buscar activamente el rechazo. Una tarea difícil y a la vez gratificante, a la que llegó después de que una amiga a la que le iba bastante bien un día le contó algo que para siempre cambiaría su vida como escritora: "Colecciona rechazos. Ponte metas de rechazo. Conozco a alguien que aspira a conseguir cien rechazos en un año, porque si trabajas lo suficiente como para conseguir tantos rechazos, también te llevarás algún sí". El artículo en el que Kim cuenta su historia al completo podéis leerlo aquí.

    Yo me quedo con la idea y aunque sean algunos menos de cien, también me sirve como propósito de escritura que además extiendo a los collages, concursos...
   
 


     Durante este tiempo he leído algunos libros, ¿como no hacerlo? Estoy añadiendo nuevos enlaces, etiquetas y fotografías en la barra lateral del blog. Uno de ellos es books, desde el que volver a las entradas con lecturas, impresiones, inspiración, listas...


   Haciendo recuento desde la última anotación aquí, algunos de los libros que he leído son:


- Sacha Guitry, Memorias de un tramposo, Ed. Periférica

- Julia Strachey, Precioso día para la boda, Ed. Periférica

- Marian Engel, Oso, Ed. Impedimenta

- Almudena Grandes, Inés y la alegría, Círculo de Lectores

- Alice Munro, Las lunas de Júpiter, Ed. Debolsillo

- Raymond Carver, ¿Quieres hacer el favor de callarte por favor?, Anagrama editor

- Marcella Olscki, Oh, América, Ed. Periférica

- Minna Lindgren, Tres abuelas y un cocinero muerto, Suma editorial



¿Alguna recomendación?







141. Va pasando el verano




     Ni siquiera el día antes de partir tenía muy claro que pudiese disfrutar del verano en la costa como había hecho en los años anteriores. La lenta recuperación le estaba pasando factura física y psíquica.

     Cambió los zapatos de tacón por zapatillas deportivas y en lugar de alquilar una casa entre el pueblo y la playa, optó por una cercana al faro, lejos del bullicio, la gente conocida y la desconocida. 

     Lo que más le costó subir al cuarto abuhardillado fue la maleta que iba llena de libros, cuadernos, lápices de colores, hilos y lanas. Ese mes tenía pensado entretenerse con todo aquello que no la obligase a hablar con los demás. 

     Abrió las ventanas para que entrase el aire fresco del atardecer, colocó la compra de alimentos básicos que habían hecho antes de llegar, se cambió de ropa y se sentó ante la puesta de sol.
Por primera vez en dos meses consiguió dejar su mente en blanco y simplemente disfrutar de lo que tenía ante sus ojos. 

     A partir de ahí, todo volvió a fluir de nuevo, incluso su voz.



140. Collage on paper



Cinco siglos de pensamientos pueden dar para largas conversaciones, o mejor, ¿no decir nada?





En construcción

139. Bienvenido Julio




Julio es sol y playa, caminando por la orilla, siguiendo las huellas de lo que está por venir, antes de que se las lleven las olas.

Y también es tiempo para leer más y escribir algo. De momento os dejo algunos de los últimos libros que he leído:

 - Jane Goodall, Otra manera de vivir

- Gerbrand Bakker, Diez gansos blancos

- Gerbrand Bakker, Todo está tranquilo arriba

- Christopher Morley, La librería ambulante

- Christopher Morley, La librería encantada


Enjoy summer!



138. Lenguaje positivo




«Si empleas un lenguaje positivo, vivirás más años y podrás alcanzar metas que otros, en las mismas circunstancias, no serían capaces de lograr»

Así comienza el artículo publicado hace un par de domingos en el País Semanal y escrito por Luis G Martín. 

Palabras que han sido inspiración para este collage sobre papel.



137. Collage on paper










     «El suave murmullo de una conversación llegaba hasta sus oídos desde la otra esquina del café. 
     Al entrar, echó un rápido vistazo a todo el espacio y de inmediato, se dirigió a una mesa situada entre dos columnas y una pequeña ventana por la que apenas entraba la poca claridad que un cielo plomizo permitía. Pidió un té verde y, oculta tras las páginas de un periódico, degustó un tiempo lento.
     Del otro extremo llegaba el ruido de la vajilla, la cucharilla disolviendo el azúcar en el café, una sonrisa que se acabó transformando en suaves carcajadas, y las palabras que se convertían en frases.
     No quería dictar sentencia, ni soltar ningún discurso, tan solo salir del silencio y no tener que pensar en el acto físico del habla, simplemente alguna palabra, fluyendo en armonía.»



136. Bienvenido junio!










"Subió al desván y entre nubes de polvo, encontró la caja metálica llena de hilos. La había arrinconado mientras se entretenía con otros materiales, con otras aficiones, con otros momentos. Y volvió a por ella, no para coser sino para jugar a entrelazar hebras, creando composiciones a modo de frases, con sus puntos y sus pausas.
Ahora que había perdido las palabras, buscaba otro modo de expresar todo lo que su mente no dejaba de crear.
Bajo un árbol florido de mayo creó estrellas; sobre la arena, arrecifes de coral y sobre un lienzo blanco fuegos artificiales llenos de luz y color".














135. Y con marzo llegó la primavera












     Este año me pilló desprevenida.  Acababa de quitar la bufanda que me protegía del aire gélido, y las botas, que recién habían dejado sus huellas sobre la nieve, cuando sin previo aviso, llegó.

   Con unas prendas más ligeras, me dejé mecer por la brisa del mar, esquivando las olas que jugueteaban con conchas y piedras pulidas. Como una costumbre adquirida desde la infancia, recogí varias para continuar manteniendo el olor a salitre en mi cuarto, ése que está a muchos kilómetros de distancia y que se esconde entre montañas. 

     Soñé mientras el sol se ocultaba en otro horizonte. Y la taza de té no dejó de humear antes siquiera de llevarla a mis labios; mientras las letras, no de uno, sino de varios libros acompañaron tardes y noches. 
   
     Y es que casi como un suspiro, llegó la primavera, y enseguida abril. ¡Bienvenido!



     Algunos libros del mes de marzo:

Augusto Monterroso, Movimiento perpetuo
Roald Dahl, La cata
Eugène Melchor de Vogüé y Nikolai Strajov, Dos viajes al monte Athos
Virginia Woolf, Al faro
Y para los ejercicios de yoga, Gloria Rosales y Gordana Vranhes, Mi guía de yoga




En Instagram incluyo las fotografías de los libros en el hastag que comencé #untéconlibroporfavor y también en #theyearinbooks



134. Manta de lana merino











Gris ceniza, tierra, azul y casi blanco se han ido entremezclando sin un orden aparente, dejando que los trozos sobrantes de cada ovillo se uniesen para aprovechar al máximo cada centímetro de lana. Y ya está, mi manta de granny square terminada.

120cm x 100 cm de lana merino para los días de sofá y manta. Antes de que llegue la primavera.

Para esas tardes en las que la nieve tiñe de blanco el paisaje, o el viento polar se arremolina en las esquinas de las ventanas, tratando de encontrar un resquicio por el que colarse y mezclarse con el calor de la chimenea o el vapor del té caliente.

¡Ya estoy pensando en la siguiente combinación de colores! Yeahhhh!!!!



♥♥♥



«El día que tenía que haber bajado del tren hacía frío, mucho frío. Con las miradas tristes y la piel acariciando sus huesos fueron llenando el andén. Apenas traían nada más que lo puesto, aún así, la carga era demasiado pesada, tanto, que a muchos los acompañaría de por vida, incluso mientras dormían. 
A los que faltaban, sus familiares comenzamos a buscarlos. Algunos los encontraron en la lista en la que nunca querrían que estuviesen. Otros aparecían ubicados en diferentes hospitales. Tan solo dos, en paradero desconocido. Mi hijo era uno de ellos. 
 Ante la impotencia y la rabia, comencé a tejer una manta con restos de lana que tenía guardados en un baúl. Después otra, otra más, y otra... 

Un nuevo invierno cubría de blanco el camino. Levanté la mirada, la ventisca trataba de ocultar las huellas marcadas sobre la nieve. El crujir de la madera me sobresaltó. Ya tenía mantas suficientes.»

Microrrelato 









133.- Momentos de febrero








     El mes de febrero frío y lluvioso deja espacio a un universo de color. Sobre la celosía de la terraza florecen tímidamente algunas flores, al resguardo del viento, aprovechando cada rayo de sol que se cuela entre los edificios y llega en las horas del mediodía, como un bálsamo que hace olvidar las desapacibles tardes de invierno. 

     En continuo movimiento, los hilos se enrollan sobre las pinzas de madera mientras esperan nuevas fotografías para bordar. Y la cubertería de alpaca, recogida en una obra de derribo esperando un nuevo lugar o uso, absurdo, artístico o las dos cosas a la vez.






«Llevaba un vestido blanco con varias lazadas de color verde aceituna. Blanco e impoluto. Recién salido de un armario que olía a lavanda y rosa. Se sentó en una esquina de la mesa que aquel día compartiría con el bullicio de una familia muy numerosa. El aroma que provenía de los fogones era exquisito. De eso no había ninguna duda. Sacó un pañuelo de algodón que llevaba en la manga y con cierto disimulo limpió una pequeña mancha que decoraba su plato. Después, ocultando su gesto bajo la mesa, tomó su cubierto y comenzó a frotarlo con cierta insistencia. Cual lámpara de Aladino. No sabía que no todas las cuberterías son de plata»





132. Inspiración: Flores y plantas








     Algunas imágenes de las flores que han comenzado el año acompañando los momentos de té, lana y libros...

     En el hastag #untéconlibroporfavor (que podéis compartir en vuestra cuenta de instagram) sin querer, o quizá queriendo, casi siempre aparece acompañado de alguna flor, rama o algo natural. Un modo de completar una composición bella para el objetivo de mi cámara. 

     Entre otras muchas, me encanta mirar... 5ftinf, a quiet style, Alchemy, Maramco, ...



        ¡ Bienvenido febrero !



131. Inspiración: 2. Alimentación







     No suelo estar a dieta (excepto después de los embarazos).
     Estos días estoy realizando un curso de nutrición, y una de las cosas que me ha encantado ha sido la sustitución de la frase "estar a dieta" por "aprender a comer". A eso sí que me apunto. 

     Lo ideal sería comenzar el proceso desde el cultivo en todo aquello que se pueda. ¡Tarea complicada!

     Este invierno he plantado coliflor y brócoli. Mi motivo para decantarme por la familia de las crucíferas tiene un origen de recomendación médica, desde años atrás, lo cual daría para otro texto largo. 

     Mi primer intento fue con un semillero, su posterior trasplante y después... ¡un fracaso de cosecha!!!

     Este segundo año, me he decantado por comprar en el mercado los brotes de unos 10-15 cm de alto y plantar directamente en el terreno. La cosecha ha dado para dos o tres comidas escasas. Bueno... ¡mejorando!

     Lo siguiente será llevar a cabo un plan nutricional más adecuado y completo, mejorar la cesta de la compra, cocinar más y más rico, y que la alimentación sea saludable y placentera. 

     Así que este año, en mi lista de inspiraciones: cultivos, alimentos, recetas de cocina, recomendaciones...

     Hasta ahora no seguía muchos blogs ni páginas relacionadas con este tema, pero sí algunas excepcionales por sus recetas, historias y fotografías como...





Macarrones con salsa de brócoli:

500 gr macarrones
600 gr brócoli
3 cucharadas nata líquida
4 cucharadas alcaparras
sal y pimienta negra

Hervir los macarrones al dente. Lavar y trocear el brócoli. Cocer al vapor entre 5 - 10 minutos. Mezclar con la nata líquida y triturar. Dejar unos trocitos para decorar. Salpimentar la salsa resultante. Añadir las alcaparras y verter sobre los macarrones. Decorar con los ramitos de brócoli reservados. 


     Bon appétit!



130. Inspiración: 1. Libros











     ¡Bienvenido 2016!

     Cuando dejé de trabajar en las oficinas de un centro de estudios, comencé a publicar un blog (no éste) para no perder el hábito de manejar el ordenador, continuar aprendiendo a manejar nuevos programas y ver lo que pasaba a través de la red. 

     Desde entonces el aspecto, las fotografías, los textos... han ido cambiando poco a poco, y supongo que lo seguirán haciendo. Sin querer, o quizás queriendo, he encontrado un espacio en el que proyectar las pequeñas cosas de mi día a día, mostrando lo que me interesa e inspira. Por supuesto, aquí no incluyo fotografías de ropa sucia, ni listas de la compra, ni las mochilas del colegio encima de las camas, ni el cambio de aceite del coche, ni las reuniones con la familia y amigos... todo eso, lógicamente, también lo hay. 

     Tratando de hacer un recuento, mi primera entrada del año comienza con:

     Inspiración: 1. Libros

    Tengo una libreta de hojas cuadriculadas, con tapa dura y espiral de alambre. El primer apunte corresponde al año 1994. Desde entonces sin ninguna duda, me he olvidado de anotar muchos libros leídos, algún año, parece no haber casi ni existido. 
Pero sigue ahí. 

     Últimamente fotografío los libros y los muestro aquí o en mi cuenta de instagram con el hashtag #untéconlibroporfavor al que os podéis unir. Simplemente se trata de mostrar el libro que estáis leyendo junto con un té o café (por hacer una foto más creativa).

     Hay muchos blogs por los que me pierdo leyendo sus lecturas y recomendaciones. Alguno de ellos...

 Circle of pine trees en el que Laura mantiene su proyecto #theyearinbooks. Me he unido a su grupo y mi primera entrega para su etiqueta ha sido una fotografía con el libro que estoy leyendo estos días, Cuentos de Navidad de Charles Dickens.

Dorothy con tacones, un lugar lleno de las reseñas y otras anotaciones que tan bien escribe Marta.

Las lecturas de Giulia Bertelli en su blog Un peu sauvage 

Los textos breves e ilustraciones con los que Cecilia no deja de deleitarnos en Ladytacones

... y muchos más...


     ¡ Buena semana !