123. Otoño, otra vez.



     Y encantados de ver amarillear las hojas de nuevo, de acariciar la tierra que con la llegada de algunas lluvias se vuelve a humedecer y, como por arte de magia, deja brotar pequeñas hierbas tal pequeñas pinceladas verdes sobre el ocre lienzo del estío. 

     Una nueva estación para escuchar, para oler, para caminar, para comer... con quienes nos gusta estar, y con el recuerdo de los que siempre permanecerán ahí.






     La verdad es que septiembre es como un nuevo enero, o como dicen en francés es la "rentrée". 

     Se convierte en una segunda oportunidad de empezar cosas que te comienzan a interesar con el tiempo, o aquellas que siempre tienes en mente y nunca llevas a cabo, posiblemente, ni siquiera esta vez. O quizá, de retomar, después de un cambio de ritmo veraniego, las que dejaste aparcadas y medio abandonadas. 
     Como yo, con este espacio. Y claro, a mi que soy de letras, tampoco es que las estadísticas me quiten el sueño, pero cuando estos días he visto las pocas visitas que ha tenido mi blog, por un momento he pensado que tal vez no sea interesante, o lo que sí es seguro, que no ofrezco apenas nada. Así que... ¡retomemos algunos hábitos! ¡modifiquemos! ¡mejoremos! ¡avancemos!
Bien lo dijo Shakespeare: "Lo importante es moverse" —aunque no sea literalmente—.







     En cuanto a las fotografías de esta entrada... hay un poco de todo.

     Objetos que nos devuelven a nuestras raíces, a lo anterior en décadas, al pueblo, a lo tradicional, a lo que vuelve en forma de nueva decoración para los próximos meses.

     Un té, que a veces cambio por café. 

    Granny square, y es que ya hace más de dos años que cogí el ganchillo y diferentes tipos de lana o algodón. Desde entonces con mayor o menor asiduidad no he parado, hasta ahora, que por fin será parte importante del trabajo que presente para este otoño-invierno.

     Un libro... parte de una entrada pendiente con las lecturas que más me han gustado en los últimos meses. Etiquetas. Algunos mitones. Un rincón de mi espacio de trabajo, que de vez en cuando fotografío y muestro en mi instagram. Estos días, con recuerdos de un viaje, del que no he terminado de revisar y ordenar cientos de fotografías...

     Así que... ¡bienvenido otoño!