122. De viajes...

 






    Verano. ¡Una estación tan propicia para viajar! Llena autovías, estaciones, aeropuertos, habitaciones vacías, mesas dispuestas bajo la sombra de un árbol, plazas llenas de farolillos... 

    Y claro, quien negarse a conocer otros lugares, otras culturas, otras gentes, dejarse mecer por brisas de mares lejanos, por los rayos de un mismo sol aunque en paisajes diferentes, por empaparse de arte, de aguas saladas o dulces, de saborear otros vinos, aún sobre los mismos labios...

    Un aprendizaje y un disfrute, cogidos de la mano del verbo mover. Y es que como dijo Pierre de Ronsard, poeta francés del siglo XVI:

    “Feliz quien, como Ulises, ha hecho un largo viaje, igual que aquél que conquistó el vellocino, y ha regresado luego, sabio y lleno de experiencia, para vivir entre su gente el resto de sus días.” 

    Pero también es en estos momentos cuando antes de partir, o al regreso, lleno de felicidad te das cuenta de que en realidad todos los viajes son importantes y bellos, incluso aquellos en los que nunca pierdes de vista la costa, en los que con calma te das cuenta de que el mejor viaje es el que está en tu interior, el que realizas cada día, con sonrisas o lágrimas, en soledad o buena compañía. 
    Safo de Lesbos, poetisa griega, lo expresó perfectamente...

    "Unos dicen que lo más bello sobre la oscura tierra son los jinetes en tropel, otros que la infantería y algunos que una flota de barcos; pero yo digo que es lo que uno ama"


    ¡Disfruta el verano!  ¡Disfruta tu viaje!





"Creí que era una aventura y en realidad era la vida"Joseph Conrad